texto

Nuestra Palabra 21 Noviembre 2013

Tarea impostergable

Estos días son muy oportunos para la reflexión, ponderar lo que mejor nos conviene, valorar las diversas opciones para tomar aquellas decisiones que mejor nos hagan sentir que somos hombres y mujeres con criterio y que no nos dejamos llevar por colores, rostros, promesas y chantajes.

El silencio oficial de estos días es una oportunidad para pensar con calma en los candidatos, ¿tienen propuestas? ¿Las conocemos? ¿Responden a nuestras expectativas? ¿Responden a la problemática que afecta a la gente en las comunidades, barrios o colonias? ¿De verdad nos creemos lo que han dicho los candidatos y candidatas?

No hemos de pasar por alto que más del ochenta por ciento de los diputados actuales del Congreso Nacional buscan una reelección. ¿Merecen ser reelegidos por lo que hicieron en estos cuatro años? Mucho más del ochenta por ciento de los alcaldes actuales también buscan reelegirse, ¿merecen cuatro años más por lo que hicieron en el período actual?
 
Nuestra gente debe tener claro que el voto es una cuota de poder. Que tener ese derecho requiere de responsabilidad. Que en realidades tan complejas como la nuestra, donde la situación de violencia, corrupción, impunidad y crisis económica llegaron a índices alarmantes, no nos podemos seguir dando el lujo de desperdiciar el voto con candidatos o candidatas que por antaño han respondido a los intereses del reducido grupo de familias que son los capataces de esta hacienda llamada Honduras.

Este es el momento preciso para darnos la oportunidad de repensar las cosas. Buscar a los candidatos con las mejores propuestas es una tarea en la cual aún estamos a tiempo. Seguir bailando al son de las cancioncitas de los políticos de siempre únicamente nos seguirá hundiendo. El ser un buen ciudadano o ciudadana es estar consciente de elegir las personas indicadas para la nación, luego estar acompañando y reclamando aquellas propuestas o promesas hechas por los candidatos que se convertirán en autoridades.

Pasar de masas a pueblo o a una ciudadanía comprometida con la realidad de su gente es una hermosa tarea que no podemos postergar.

Login Form